Las divas del arte I

November 2, 2016

Hermosas, románticas, serenas, indomables, astutas, elocuentes, enamoradas, sufridas, inteligentes, silenciosas, delicadas, guerreras y misteriosas. Adjetivos válidos para describir el alma de estas divas que fomentaron e inspiraron la creatividad de los grandes maestros del arte. Mujeres que aún son capaces de prevalecer en el tiempo sin miedo de ser reales, sin miedo de acaparar miradas, sin miedo de cautivar deseos, sin miedo de seguir siendo musas de nuevas voluntades.

 

La Gioconda – Leonardo Da Vinci

¿Quién será esta misteriosa mujer de sonrisa enigmática? Esta es una de las múltiples interrogantes que tratamos de contestarnos cada vez que hablamos de la Gioconda. Y es que su fama se debe principalmente a esas controvertibles interpretaciones sobre su protagonista. Diversas teorías afirman que se trata de Lisa Gherardini, la mujer del banquero Francesco del Giocondo; que es la española Constanza de Ávalos, duquesa de Francaville; que se trata de María Magdalena embarazada; incluso que se trata del propio pintor con apariencia de mujer. Pero sin importar cuál es la verdadera identidad de la Mona Lisa todos podemos ser parte de su enigmática sonrisa visitándola en el Museo del Louvre en París.

 

La Maja Desnuda – Francisco de Goya

Desnudez, sensualidad y complicidad son algunas de las características que acompañan a La Maja Desnuda. Durante el siglo 18, época en que fue pintado el cuadro, se le nombraba popularmente maja a los jóvenes de clase baja de la capital madrileña. Se especula que esta misteriosa mujer era la amante del primer ministro de esa época, Manuel Godoy. Sin duda La Maja Desnuda es una de las obras más celebres de Goya, y podemos imaginarnos qué se esconde detrás de la cara de esta mujer visitando el Museo del Prado en Madrid.

 

Las Tres Gracias – Rubens

Aglaya, Talía y Eufrósine simbolizan el amor, la belleza y la sexualidad de ser mujeres capaces de prevalecer en el tiempo. Estas divas del arte no tienen miedo de mostrar la flacidez de sus carnes, la grandilocuencia de sus contornos y la exuberancia de su sensualidad. Son mujeres reales, amadas por el cielo y deseadas por la naturaleza. Definitivamente Rubens nos transmite la felicidad y el placer que sentía por su esposa Helena Fourment, por eso debemos admirar la obra en todo su esplendor visitando el Museo del Prado en Madrid.

 

El Nacimiento de Venus – Sandro Botticelli

Su belleza mitológica, su tímida sensualidad y su larga cabellera cobriza la convierten en una diosa del arte. Cuenta la leyenda que su nacimiento se debe a los genitales del dios Urano, que fueron cortados por su hijo Cronos y luego arrojados al mar. De ahí nace Venus y en esta obra es arrastrada hacia la orilla por los dioses del viento y recibida por la primavera, mostrando su feminismo a través del desnudo y su simbolismo emocional a través de su mirar. Esta belleza italiana actualmente engalana la Galería de los Uffizi en Florencia.

 

Las Señoritas de Avignon – Pablo Picasso

Las Señoritas de Avignon son las responsables de quebrantar las ideas artísticas que se tenían hasta ese momento y las que dieron lugar al desarrollo del arte del siglo 20. El cuadro hace referencia a cinco prostitutas de un burdel de la calle Avignon en Barcelona, las cuales son representadas con siluetas muy simples y geométricas. Con esta pintura Picasso marcó el inicio del cubismo, sin descartar la presencia de otros tipos de arte. Actualmente estas cinco mujeres forman parte de la exhibición permanente del Museo de Arte Moderno de Nueva York.

Please reload

Our Recent Posts

September 23, 2019

Please reload

Archive

Please reload

Tags

 

©2018 by GastroArte.

  • Instagram